¿Cómo afecta la inflación en nuestro día a día?

Facebook
Twitter
Pinterest
Inflación

¿Cuántas veces has oído hablar de la inflación y te has preguntado qué indica este término exactamente?

Entender este tipo de conceptos básicos es fundamental para asentar las bases de conocimiento sobre economía, así como medir el crecimiento de un país como es el caso de este concepto.

Vamos a intentar explicar de la manera más sencilla posible qué es la inflación, cuáles son las causas que la provocan, los tipos y cómo afecta a la macro y la microeconomía, es decir, a nuestro día a día.

Cuando hablamos de inflación nos referimos a una subida de los precios de los bienes y servicios de un país que es generalizada y sostenida en el tiempo.

Es muy sencillo: cuando el nivel de los precios sube, puedes comprar menos con el mismo dinero. Por lo tanto, la inflación hace que perdamos poder adquisitivo.

Tipos de inflación:

  • Hiperinflación: Se produce cuando el aumento de los precios es mayor al 1.000% anual. La hiperinflación trae consigo enormes crisis económicas a los países, ya que el dinero pierde prácticamente todo su valor, incluso llegando a estar por debajo del precio del papel en el que está impreso.
  • Inflación galopante: Suele venir provocada por grandes cambios económicos en un país y se produce cuando se alcanzan niveles de inflación de 2 o 3 dígitos en un plazo, normalmente, de un año. Esto trae consigo que un producto pueda llegar a duplicar o triplicar su precio en ese periodo de tiempo.
  • Inflación alta: Es una subida de precios que superan el 3-4% pero no llegan al 10% anual. Si es un fenómeno temporal, como ha sucedido a principios de 2021 por el efecto comparativo con la durísima primera mitad de 2020
  • Inflación moderada: Aquí la subida de precios se queda entre el 2% y el 4%, que está por encima de lo que los economistas consideran ideal para el crecimiento económico, pero no demasiado.
  • Inflación controlada: Es una inflación moderada de subida de precios que ronda el 2% anual, es decir, una subida de los precios suave que se mantiene relativamente estable. 

Si no quieres perder dinero con la inflación, la solución es invertir. Los fondos de inversión son los mejores enemigos de la inflación, ya que nos permiten obtener rentabilidad por nuestro dinero haciendo que no se devalúe con el paso del tiempo al tenerlo parado.

Noticias Relacionadas